Crónica. Taller de Formación Interna – Septiembre 2015

­¿Existe la lectura solitaria?

Lunes 28 de septiembre de 2015

El pasado lunes nos reunimos los equipos de compañerxs erizxs voluntarixs para una sesión más de nuestra retribución con talleres o reuniones de formación interna en la Librería Etcétera (2 oriente # 809, centro histórico).

Cada ocasión que nos vemos nos llevamos nuevos aprendizajes y herramientas para entender el mundo complejo de la lectura, sus actores y contextos. Este día lo dedicamos a reflexionar sobre los eslabones que hacen que el lector se convierta en un sujeto con habilidades sociales, de lenguaje y pensamiento diferentes.

La tarde estuvo un poco nublada, en la librería, como siempre nos recibieron con gran atención. Para arrancar quisimos poner una película que motivara la discusión: Mis tardes con Magueritte, dirigida por Jean Becker, con la participación de Gérard Depardieu y Gisele Casadesus. Más tarde conversar a partir de la observaciones de la promotora brasileña Eliana Yunes con el capítulo las prácticas lectoras del libro Tejiendo al lector. Una red de hilos cruzados.

Formación Interna

Después de una larga espera para conectar el audio y proyector, nos sentamos a observar la pelicula, cómo el personaje de Depardieu, Germain, quien vive excluído del mundo, encuentra un sitio amigable con una señora, avanzada de edad, llamada Margueritte (Casadesus). Su amor por la lectura en voz alta, motiva que se vean frecuentemente en un parque francés. Con una pequeña familia de palomas, lecturas de Albert Camus y una charla que poco a poco expone sus heridas, Germain, desarrolla un afecto muy grande por Margueritte, su fragilidad, delicadeza, y una ceguera que avecina (la muerte) le hacen tomar decisiones que confrontan su memoria pasada con la presente.

Para Diana, el personaje le recordó a niños que asisten a las actividades de lectura de su barrio, por la desatención que suele haber de parte de su familia y porque le hizo identificarse con Germain en los momentos de sentir la lectura en voz alta, como cuando imagina fragmentos de La peste.

Todos quedamos muy conmovidos por la historia, de los vínculos tan estrechos que se pueden formar entre lectores heridos, como Margueritte, que de no ser por la lectura viviría en soledad y abandono y en Germain, un hombre de mal carácter, demasiado franco con problemas que carga de la relación con su madre en la infancia.

Comentamos que es muy importante considerar que el lector no es alguien que no sabe nada, como si estuviera en blanco, sino que es, como dijo Xuany, “alguien que conoce su propio mundo”, es decir, hay una realidad construida de referentes que las personas ordenan en su manera de ser y comportarse, y lo maravilloso es observar cómo el trato afectivo de la lectura, como un proceso de diálogo, abre posibles sentidos. “El lector tiene referentes, lo que hacemos es compartir un poco de los nuestros”.

12116499_10205326995470206_989116278_o

Hablamos de la escena donde Margueritte le regala un diccionario y Germain no encuentra todas las palabras con las que convive en su realidad. Y hay palabras que le son totalmente ajenas. Interactuamos, nos transformamos. Otra parte que les gustó a varios fue el notar que el personaje cada vez más tenía otras opciones de palabras, otras expresiones para hablar con los demás, que no era tan receloso como al comienzo del film sino que al avanzar esos caminos diferentes, reconcilia esos huecos con su pasado y toma decisiones. “Dejó de decir que tenía sexo por hacer el amor”, “se convirtió en una persona más paciente”.

“¿Entonces, siguiendo la lectura de Eliana Yunes, existe la lectura solitaria?” Y Sandy dijo, “no porque incluso cuando estamos frente al libro leemos junto con el autor”. Y es que leemos el mundo, los libros son fragmentos de mundos, como espejos que nos reflejan otras posibilidades, que nos pueden hacer sentir emociones y generar ideas. La gratuidad de este fenómeno es muy importante, establece otro tipo de relación. Lo maravilloso es encontrar que como lectores hay muchas otras personas detrás leyendo junto a nosotros: nuestras vivencias, nuestra memoria, nuestro contexto, las voces de los otros, las palabras de nuestra lengua. En ese sentido, no leemos de manera solitaria, aunque estemos aislados de otras personas, físicamente o en silencio, porque hay un conjunto de solidaridades que nos abrazan, en ese sentido, nuestras lecturas ocurren de manera solidaria, sean en voz alta o en silencio.

Comunidad Comelibros

Ciudad de Puebla

#somoscomelibros

#hastalalecturasiempre

Boletín Formación Interna. Septiembre 2015

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s